domingo, 15 de abril de 2012

MARIANO EL LIQUIDADOR



En un genial a la par que ácido artículo, mi admirada Maruja Torres, desvelaba el otro día desde las páginas de El País, el que para ella es el destino hacia el que como nación nos encaminamos. Hablaba de dos nuevos términos, dos neologismos que explican a las mil maravillas en que se esta convirtiendo este baqueteado mundo por mor de la remodelación que los poderosos emprendieron hace ya unos años y que nos llevará irremediablemente a la asiatización, a una tercermundialización no solo de España sino de todo el continente europeo.

Un remodelación que en este país es llevada a cabo como si de una limpieza étnica se tratara por Mariano Rajoy y sus huestes. Tiene razón Maruja Torres, somos muchos lo que también reconocemos al Presidente del PP y de este país como “el gran liquidador” y a ese equipo del que se rodea como la némesis, como la brigada encargada del trabajo sucísimo y repugnante de liquidar nuestro estado, nuestra democracia y nuestros derechos.

Un guión que se cumple tanto aquí como en el resto de Europa escrupulosamente, tal como si de una operación quirúrgica se tratara y que tiene como objetivo el desmontaje de un sistema, el del bienestar, y una forma de hacer y entender la política, dentro de unos márgenes democráticos que a juicio de esos fantasmagóricos jinetes de la apocalípsis no tienen otro destino que el arrasamiento y derribo de Europa tal y como la conocemos.

Un trabajo que debe hacerse eso sí de forma limpia, rápida y lo más asépticamente posible. No valen sentimientos ni empatía en aquellos que deben empuñar el bisturí. Se necesitan hombres y mujeres templados, que hayan probado su pulso firme despidiendo a miles de trabajadores, llevando el timón de empresas dedicadas a la fabricación de armas o reconocidos expertos en la quiebra y liquidación de bancos y compañías otrora punteras en los índices bursátiles.

Esta asiatización de Europa es el sueño dorado de esos seres sin rostro empeñados en convertirnos en esclavos. La adecuada consecuencia al improbó trabajo de esos mercados sin entrañas que no buscan más que el enriquecimiento rápido sin importarles las consecuencias que de sus acciones se deriven. Es el orden natural de las cosas, la situación lógica para esa caterva de políticos palanganeros dispuestos a todo con tal de mantenerse en su puesto. Los mismos que elegidos por el pueblo soberano, no defienden los derechos de sus conciudadanos sino que trabajan al dictado de ordenes emanadas de dirigentes fulleros y cuasi mafiosos de allende de nuestras fronteras.

Ya lo decía Maruja en su artículo: “De improvisación nada de nada. Todo esta muy controlado” No debemos llevarnos a engaño, que como ya nos dejó dicho aquel nefasto y sangriento dictador que durante 40 años nos jodió la vida, “todo esta atado y bien atado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada